Puente Hidráulico                 volver


Un puente sobre el río Tyne para conectar la ciudad industrial. Hasta aquí todo normal, lo que sorprende es su diseño y mecanismo, se trata de un arco metálico elevado sobre las aguas y fijado a un pasadizo curvo de 126 metros de largo mediante 18 cables de suspensión. Cuando tiene que pasar una embarcación el puente se abre hacia arriba. La construcción se mueve mediante un mecanismo hidráulico con una rapidez de cuatro minutos en realizar ambos procesos. El puente es centro de un futuro proyecto en el se construirán galerías de arte, hoteles y restaurantes en ambos lados del río. Esta fabulosa construcción es obra de los arquitectos Wikinson Eyre y de los ingenieros civiles, Gifford and Partners.